Versión en castellano:
Era un burro, que estaba en la casa del amo y no le daban de comer, entonces dijo:
-Bueno, mejor me voy de la casa del amo, mejor olvidarla.
Se marchó. Y caminando se encontró con un perro, entonces le dijo, mientras estaba ladrando, le dijo:
-¿Cómo alborotas de esa manera?
-Es que me quiero marchar de la casa del amo.
-Bueno, pues ven aquí que vamos aprender a ser músicos.
Y se lo llevó. Más adelante se encontraron a un gato, con cara de mal humor.
-¿Cómo tienes esa mala cara?
-Porque me voy a olvidar de la casa del amo.
Pues vente con nosotros, que vamos a hacernos músicos.
Y así, llegaron a una cuadra y se metieron en corral mientras el dueño subía para su casa. Pero tan pronto como pasó por donde estaba un gallo, el amo le dio una patada.
Entonces dijo el burro:
-¿Cómo alborotas de esa manera?
-Porque en el corral hay una cosa que zapatea.
Y cantaba el gallo:
-Kikiriquí, tráemelo aquí.
Y así, porque se iban a hacer músicos, porque non les daban de comer y se marchaban mahumorados de la casa del amo, el burro, el perro y el gato, y después el gallo del gallinero, se fueron a dormir a otra parte.

José Antonio Prol Alonso. 3º ESO PDC

Versión en galego:
O burro, o can, o gato e o galo
Era un burro, tíñano na casa do amo e non lle daban de comer, entón dixo:
-Ben, mellor voume da casa do amo, mellor esquecela .
Marchou e camiñando encontrou un can, entón, mentres ladraba, díxolle:
-Como alborotas desa maneira?
-Porque quero marchar da casa do amo.
-Ben, pois ven aquí que imos aprender a ser músicos.
E levouno.Máis adiante atopáronse cun gato, con cara de mal humor.
-Como tes esa mala cara?
-Porque vou esquecerme da casa do amo.
-Pois ven con nós, que imos facernos músicos.
E así chegaron a unha corte e metéronse no curral mentres o dono subía para a súa casa.
Pero ao pasar por onda un galo o amo deulle un couce.
Entón dixo o burro:
-Como barullas desa maneira?
-Porque no curral hai unha cousa que me zapatea.
E cantaba o galo:
-Quiquiriquí, tráemo aquí.
E así, porque ían facerse músicos, porque non lles daban de comer e marchaban malhumorados da casa do amo, o burro, o can e o gato, e despois o galo do galiñeiro, todos foron durmir a outra parte.

José Antonio Prol Alonso. 3º ESO PDC